Enseñanza Sencilla 2

¿COMO HACER PARA HABLAR CON DIOS?

Pensando en El. No puedes verlo, no puedes discar su número en el teléfono y hablar con El, tampoco está en la televisión. Pero está mucho más cerca de lo que has creído hasta ahora. Dios está en ti, piensas en El y ya está. Has establecido contacto.

Pero cuando piensas en El, debes pensar que se trata de un ser bondadoso que te ha dado todo y que vive esperando que le hables con palabras dulces. No cometas el error de pensar que a diario El está poniendo una y otra prueba en tu camino para tomarte un examen y ver si eres una persona buena.

Quítale poder a todas las cosas dañinas que sobre la figura de Dios has aprendido y grabado en tu subconsciente. Eres tú mismo quien se agrede y se complica la vida a diario, tú sólo te trabas y te alejas del objetivo que te has fijado.

De manera que si al hablar con Dios, de algún modo solapado, te pones a preguntarle por qué ha enviado tal o cual complicación, automáticamente te estás cerrando toda posibilidad de hablar con El y por lo tanto, de recibir su Gracia Perfecta.

Recuerda, lo que uno piensa se manifiesta: no hay pensamiento más elevado y puro que la oración, que las palabras que brotan de tu mente cuando hablas con Dios. Por lo tanto, no puedes orar pensando negativamente o en el medio de una crisis de angustia, de ansiedad o de melancolía. Dios siempre responde que sí, El siempre te da la razón. Si tú dices que eres pobre, que eres infeliz, El te responde que sí. Si tú dices que eres feliz, El responde que sí. Medita sobre ello y ponlo en práctica, no te olvides. Dios quiere lo mejor para ti: salud, amor, felicidad, prosperidad. Sólo hace falta que tú elijas y lo pidas desde el fondo de tu corazón para que su Voluntad se cristalice.

EL AMOR

Cuando se habla de Amor no es precisamente de, esa hermosa sensación de arrobamiento apasionado que une a esposos y amantes. De hecho si confundes Amor con Pasión sufrirás eternamente. Ya que vivir exclusivamente en la pasión limita solo a la atracción física, generalmente tan placentera como pasajera.

El amor es el primer Aspecto de Dios, la fuerza más potente de todas las fuerzas y la más sensible. Se puede expresar el Amor teniendo buena voluntad, tolerancia, desapego, el Amor no es simplemente sentir, es compartir y es tener buen humor. Además el Amor libera porque él te da la facultad de perdonar, liberándote así del resentimiento y del odio.

Pero el exceso de Amor conlleva a sentir egoísmo, celos que no es nada más que posesión, (sin embargo e exceso de emotividad, como todo exceso, hace daño). Cuando se Ama se busca el bien y la belleza en todo, exactamente como lo hizo el Maestro Jesús, cuando yendo por un camino con los apóstoles se encontraron con el cadáver de un perro en estado de descomposición. Los apóstoles se cubrieron la nariz y los ojos, se remangaron las batas para no contaminarse. El Maestro Jesús miró los restos del animalito y comentó: “Ni las perlas son tan blancas como sus dientes” (sin siquiera poner la atención en la imperfección).

EL DESAPEGO: No es desamor, no es abandono, por el contrario es un acto de Amor, el Maestro Jesús habló del desapego en (Lucas 18,29) y en (Mateo 19,21). Sin embargo algunas personas se dedican en sus vidas a acaparar pertenencias y afectos; tomando posesión de bienes y personas. Detrás de esta posesividad, se anidan generalmente el temor y la desconfianza, ambas contrarias al Amor Divino. El Amor Incondicional se desarrolla con el desapego. No es “querer” sino “Amar”. El decir “Yo te quiero”, expresa pertenencia, sentido de propiedad, control, por la tanto apego. El Amor va más allá no tiene fronteras, es impersonal, es por el bien y la felicidad del otro, no por el propio bienestar. Por tanto acostumbrémonos a decir “Yo te Amo”.

LA REENCARNACIÓN

Reencarnar quiere decir volver a encarnar o tomar cuerpo, es través de este proceso en el cual el ser humano va evolucionando hasta cumplir con el Plan Divino de Perfección es decir Tu viniste a la Tierra con un Propósito Divino y hasta que no lo realices seguirás volviendo a nacer.

Lo podemos leer en el Credo Católico que dice: “Creemos en la Resurrección de la carne y en la Vida Eterna, Amén”. (Dejando claro que no existe la muerte). Pero esto aún no convence a las mentes Occidentales a diferencia de los Hindúes y Asiáticos. La reencarnación busca que el ser humano se vaya desprendiendo de lo imperfecto, de hábitos incorrectos, costumbres, formas equivocadas de vivir, pensamientos errados, creencias no acordes con la Verdad, etc.

La reencarnación es justa y amorosa. Cada existencia debe ser bien canalizada y utilizada, pero aunque cause mucho mal a otros, siempre se da la oportunidad de rectificar y elevarse en otra nueva reencarnación. El Padre, que nos guía (Dios) nunca nos castiga, siempre está indicando ¡Aprende, Rectifica y Avanza!. Esto quiere decir: Si un niño nace es un libro abierto y aunque parezca estar en blanco, ya se han escrito en él muchas páginas. Nadie comienza al nacer sino que prosigue el camino anterior. Cada día, se escriben más páginas en ese libro inconcluso, pues una vida es muy insuficiente, muy escasa para completar la Madurez Espiritual.

LA MUERTE

Cuando llegan los últimos momentos, la gente se aterroriza y el temor a la “Muerte” se apodera de todas las conciencias. Esto sucede, principalmente, por ignorancia. Lo desconocido impresiona.

No hay que temer a la muerte, pues la muerte no existe, Dios no nos va a crear para luego aniquilarnos y destruirnos. Nada se destruye, sino que solamente se abandona un cuerpo, igual que cuando uno se quita un vestido, porque ya no le sirve por estar muy usado.

Una idea muy común es la creencia de que, con la muerte, las cosas han llegado a su fin en una situación irreparable definitiva. De ahí los lamentos, los lloros y las quejas de parientes o amigos, cuando alguien ha desencarnado.

La Ciencia ha demostrado que la materia no puede ser destruida, pues las moléculas, electrones y átomos quedan flotando en el aire después que la forma se ha desintegrado. Los átomos, diminutos y perfectos, pueden volverse a agrupar, otra vez, por Ley de Simpatía, Afinidad o Amor, para crear una nueva forma.

Por eso es incorrecto decir: “Esta es una pérdida irreparable”, “Todo se acabó para él”, “Ha dejado de existir”. Lo cierto es que no hay tal cosa como “La muerte”, la vida continua en otros planos. Hay que afrontar esta situación con conocimiento y no con desesperación, angustia y apegos. El Budismo y otras religiones del mundo oriental (Asia) han familiarizado a los fieles con las ideas de la muerte, para el hombre occidental esto es muy difícil de comprender. No obstante los “Tiempos nuevos” exigen una elevación de conciencia.

PARA LOS METAFISICOS, NO ES MUY ARMONIOSA LA PALABRA “MUERTE” Y PREFERIMOS LLAMAR, A ESTE PROCESO, PASAR DE PLANO.

Vemos, por lo tanto, que “La muerte” no es el gran final, sino el comienzo de una nueva vida mejor con mayores oportunidades y metas. Nadie debe entristecerse, lamentarse por esto y menos, mirar la muerte con temor. Sería más lógico bailar y cantar que llorar y suspirar, pues los que marchan si son personas correctas, van a ser más felices que los que aquí quedan.

EL ACTO DE MORIR PUEDE COMPARARSE A LA ACCION DE QUITARSE LA ROPA O DESVESTIRSE, VAMOS ABANDONANDO ENVOLTURAS O CUERPOS, O PUEDE COMPARARSE CON LA REALIZACION DE UN VIAJE INTERESANTE A UN PAIS LEJANO.

EL DECRETO

Es una afirmación verbal o mental sentida de tal forma que es capaz de producir el efecto de lo dicho. Está escrito en el libro de Job: “Decretarás una cosa y te será establecida”.

Cada palabra que pronuncias es un decreto, positivo o negativo. Si es positivo se te manifiesta en bien: “El negocio esta progresando”, “Me siento bien”, etc. Si es negativo se te manifiesta en mal: “El negocio esta cayendo”, “Me siento mal”.

Y si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti, por ejemplo: “La gente es mala”, “Ese es un bandido”.

No te sorprendas ni te quejes si al expresarlo o pensarlo lo ves ocurrir, ya que has dado una orden que tiene que ser cumplida.

EL ETERNO PRESENTE

No se debe traer el pasado al presente, tanto si es afortunado como infeliz. Hay que olvidar las cosas que se fueron y, si viene a la mente, decir: “ESO YA PASÓ Y NO ME INTERESA REVIVIRLO”

Además, aquella persona que vive en el pasado se estanca, no avanza nada. Cuando se trata de un recuerdo muy dichoso,viene la euforia, la alegría; pero luego hay tristeza por haber perdido aquello tan maravilloso que tuvimos tiempo atrás.

No disfrutan de la vida y tienen una posición mental pesimista. Tanto el vivir en el pasado como el proyectar la mente hacia el futuro ocasiona mucha infelicidad, porque el pasado se fue, NO EXISTE YA y el mañana no ha llegado aún. Todo cuanto una persona tiene es el día de HOY. El día de hoy contiene las oportunidades que precisamos. En este Eterno Ahora, está todo en poten cia. Quien trabaja en el Eterno Presente controla su porvenir.

Si tienes apuro de dinero, realiza el Eterno Presente, Di: “GRACIAS PADRE, PORQUE HOY TODO ESTÁ CUBIERTO. Mañana, vuelve a repetir esto mismo con fe, pues mañana es otra vez hoy. Así, seguirá siempre en el infinito tiempo de Dios. Todos los tratamientos metafísicos deben hacerse en presente. “HOY TENGO SALUD Y TODO EL DINERO QUE PRECISO”. “HOY DISFRUTO DE LA VIDA”.

Y no pensar las cosas en tiempo futuro. Por ejemplo: Si dices MAÑANA TODO ME SALE BIEN (nada saldrá bien). Pues si se piensa en futuro, las cosas no llegan nunca a manifestarse, porque el “MAÑANA”, no existe.

PLANO DE LA LUCHA (Por Conny Mendez)

Yo estoy en un plano en que se asiste al que viene buscando ayuda espiritual. Y eso mismo que anda él buscando, lo encuentra en su propia Presencia de Dios “Yo Soy”, al pedírselo a Ella, a la Presencia, Ella lo da. De manera que yo tengo que enseñar esa forma de conseguir todo lo que se quiere y no esperando que se lo den en la tierra o que se lo ganen. Eso, que se lo gane, es estar en el plano de la lucha.

En el plano de la lucha (vida terrenal), sí hay que trabajar muy duro, hay que luchar para que le paguen a uno, hay que estar constantemente haciendo maromas para que llegue el dinero, para que no se lo coja otro, para que los correos no se pierdan, ese es el plano de la lucha. Bueno el que esta en ese plano está constantemente ocupado en la cosa material, y ese plano de la cosa material tiene todos esos inconvenientes.

El que ya está en el plano de la Amada Presencia “Yo Soy” (Vida espiritual), ese no necesita nada porque sabe que automáticamente al tener un deseo o una necesidad eso está cubierto y satisfecho. Y no tiene sino que dar, como dijo Jesús. “Gracias Padre que me has oído.” Para que veas aparecer lo que tu necesitas, bien sea dinero o lo que deseas.

Jesús dijo: “Antes de pedir, da las gracias.” Esa es la demostración de fe más grande que hay, dar las gracias antes de pedir, porque ya tu sabes que te va a venir. Tú no sabes como, ni debes tu tampoco indicar, “yo quiero que me venga así o así”, Dios tiene su modo de hacer las cosas pero te llega, todo lo que tú quieras.

EL DESÁNIMO (Por Saint Germain)

La cuestión no está en que hayan cometido algunos errores adicionales, sino que hayan dado cabida al más grande error de todos, que es el desánimo, al haberse dado cuenta de que los cometieron.

Oh, ¿Acaso no ven que es solo esa gran determinación la que encuentran que han cometido otro error, está más decidido que nunca a que no volverán a hacer eso de nuevo?.

Como podrán ver, es la manera en que alcanzarán la Victoria.

Si se dejan caer cada vez que encuentran que han cometido un error, van a retroceder dos pasos y avanzar uno. Tomado de “La Voz del Yo Soy” Vol. 7

Contacto

Grupo Metafísico
“El Gran Director Divino”
Whatsapp: 989 194 803
Email: contacto@grandirectodivino.pe

Mensaje

“La Luz del Mundo se yergue frente a
ustedes en la Comprensión de su Magna
Presencia YO SOY, consideren lo que
entraña para ustedes que conforman
estos maravillosos Grupos”. G. D. Divino.

Datos de tu interés

Te recomendamos los Sgts. Enlaces:
Páginas Amigas
Deseas adquirir material de Apoyo?
Pincha aquí 
Volver